Sin categoría

Cómo tratar las lesiones en el tobillo

¿Te has torcido alguna vez el tobillo y no has sabido cómo actuar para tratarlo de forma correcta? ¿Desconoces qué pasos debemos seguir inmediatamente después de hacernos daño? ¿Tienes dolor en el tobillo desde hace tiempo y no sabes qué hacer para disminuirlo?


El esguince de tobillo probablemente es una de las lesiones más conocidas en la práctica deportiva y, sin embargo, una de las afectaciones peor tratadas durante su evolución.
Para tener un poco de conocimiento de lo que pasa cuando nos hacemos una torcedura, el esguince de tobillo implica una afectación (de mayor o menor grado) de uno o un conjunto de ligamentos del tobillo. Podemos sufrir esta lesión tanto en la parte externa como en la parte interna de esta articulación, aunque la más frecuente tiende a ser la que involucra los ligamentos laterales externos.

Podremos saber que estos ligamentos han sido afectados gracias a la aparición de una inflamación (acompañada por una hemorragia en los casos de mayor grado), que en el tobillo tiende a aparecer de forma muy rápida. Al poco tiempo, el pie pierde su movilidad normal como consecuencia del dolor y esta inflamación aparente. Este hecho llevará a un dificultad para caminar de forma correcta, lo que conocemos como una alteración de la marcha.

Dependiendo del tipo de tratamiento de un esguince de tobillo, desde las primeras horas hasta los días siguientes, conseguiremos unos resultados óptimos y sin problemas a lo largo del tiempo. Un esguince mal curado puede convertirse en un verdadero dolor para aquellos que quieran volver a practicar deporte. Es por este motivo que tendremos que tener en cuenta una serie de aspectos:

  • Importancia del abordaje durante las primeras horas después de la lesión, en las que tendremos que aplicar hielo en el tobillo en periodos de 10 'con el pie elevado (sólo los dos o tres primeros días), mover el pie lo antes posible y apoyarlo en el suelo durante la marcha (siempre y cuando el dolor nos respete). Por último, podemos proteger el tobillo con un vendaje funcional aplicado por un fisioterapeuta.

  • No inmovilizar NUNCA el pie de forma completa y con limitación de los movimientos funcionales del tobillo. Es importante aplicar, de forma progresiva, cargas y diferentes estímulos que nos ayuden a evolucionar de forma correcta.

  • Así pues, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta, pasa por la realización pasa por la realización de un trabajo activo llevado a cabo por un profesional de la fisioterapia.

Hay que olvidarse de dejar el pie abandonado y alertarnos al cabo de unos días cuando aparezca ese dolor que no se va nunca al correr. Movernos lo antes posible.

Si has sufrido una afectación como la que os presentamos, no dude en ponerse en contacto con profesionales de la salud. En Mediesport te ayudaremos a alcanzar todos tus objetivos.

Autor


Gabriel